¡Gracias por Tu victoria!

¡Buenos días querid@s amigu@s mí@s! Martes, vamos a sonreír recordando qué pensamientos y consecuentes emociones sentimos ante logros propios o ajenos. Podemos llamarles: «sabores culminantes» , a ver qué pensáis vosotros.

La concepción de triunfar es unipersonal, va en función de cada uno de nosotros; efectivamente, cada cual tiende a destacar diferentes individualidades para decidir que ha conseguido aquello que anhelaba y sentirse exitoso. Sin duda, nos enriquecemos eufóricamente con eventos excepcionales propios y, además, nuestro corazón decide expandirse dando un paso más allá, haciendo partícipes a personas cercanas e, incluso, a veces, a otras menos vinculadas a nuestro ser.

Sí, se nos acostumbra a generar esa necesidad/voluntad de compartirlo ya que se trata de un resultado/premio muy significativo para nuestra mirada. Importante la forma en la cual transmitimos nuestro triunfo, desde la honestidad y el cariño, no hacen falta ostentosidades. Asimismo, ser conscientes de que no controlamos las diversas reacciones ajenas que esperamos; valoremos que l@s otr@s coexistirán desde sus realidades, por mucho que nos aprecien.

¿Qué causa que no podamos asimilar el éxito de los demás de manera positiva/constructiva? Existen momentos en los que nuestro cariño hacia nosotr@s mism@s se encuentra ausente y, en lugar de concentrarnos en lo que nos transmite la persona que alcanza su meta, nos trasladamos a nuestro interior, llegando a comparaciones que pueden derivar en ser contraproducentes y nocivas: sentir el verdadero dolor de la frustración.

Desde el lado del triunfante, importante desechar la decepción por una contestación no-apropiada y no ser despiadad@, a pesar de no entender qué está sucediendo; diferentes reacciones son lícitas, aunque no sean comprendidas. Obviar críticas; sí, abrir mirada y quizás entrever que el/la receptor/a probablemente lleva su propia lucha, esforzándose y, aún así, no consigue obtener esos resultados que va buscando… Y, de repente, otra persona le muestra la obtención de esa ganancia que él/ella necesita vivir.

Fuera pautas o expectativas a las reacciones del mundo exterior, cabe la probabilidad de que tener noticias de quienes SÍ consiguen sus objetivos, en lugar de generar «felicidad contagiada» , produzca una gran antítesis y se vean reflejos de despecho de sus propios resultados malogrados. Por favor, desde otras posiciones, marquemos la diferencia y mostremos compasión: no juzguemos las diferentes actuaciones, no estamos en su piel, no somos él/ella, no sabemos de sus luchas internas.

Ahora, miremos el recorrido opuesto, nos vamos a la otra cara de la moneda. Aquell@s que sabiendo del éxito de otras personas sienten un júbilo impresionante, unas ganas enormes de felicitar al individu@ en cuestión y llegar a buscar innumerables formas de celebrárselo. Muestra de orgullo ajeno «apropiado» de manera cariñosa: Ell@ ha recogido su fruto, con constancia, esfuerzo y disciplina; variables necesarias para llegar a ese fin tan preciado humanamente.

Existen más reacciones, no importa el formato, también pueden ser agradables, para ambas partes. Dejemos atrás los patrones de las reacciones que corresponden a hechos de gran envergadura, cada cual vive las entradas de las noticias según sus momentos emocionales.

Primordial tener en cuenta que en unas etapas nos podemos encontrar en uno de los lados y, en otras, nuestra posición puede ser la contraria. ¡Ey! Por favor, sólo pido que pensemos los mensajes que lanzamos y rechazar algunos de esos que son «lapidarios» , como diría mi amiga Montserrat. Clasificaciones en ganadores y perdedores son horribles. Hacer camino acompañándose, tanto si percibimos que conseguimos nuestras metas como si nos queda sendero parar ello. Ese sí es un buen galardón emocional, claro que es mi percepción…

Marquemos la diferencia transmitiendo que el valor de las personas reside en su esencia e identidad. Y ojalá que vayan recopilando condecoraciones, propuestas desde su interior, exclusivamente. Y, francamente, tengamos claro que no somos mejores que quienes sienten diferentes percepciones, recordémoslo. Sin mas.

En este momento, he decido ponerme a prueba, a vuestro lado, y sitúo, voluntariamente, el siguiente pensamiento en mi mente: «mi amigu@ ha recibido un gran premio a su proyecto», no importa de qué ámbito estemos hablando. Acostumbro a obviar mi propia situación y observo, de manera honesta e integra, que en mi ser interno fluyen satisfacción, regocijo, complacencia… Todo ello implícito desde no envidiar, sí compartir, no compararme, sí ponderar el esfuerzo, sí saborear su propia plenitud…

Me vuelvo a insistir, busco más objetivamente mi interior, ¿Ana estás segura de que nunca has sentido envidia ante logros de otr@s? Sinceramente, seguramente sí que me ha pasado, no es de mi agrado reconocerlo y sin embargo habré convivido con ello. ¿Y si no lo recuerdas por qué lo admites? Soy humana, imperfecta y no siempre he estado al 100% emocional; así que puedo haberlo hecho, de manera consciente y/o inconsciente; sencillamente ahora no lo recuerdo. Únicamente puedo cerciorar que cada un@ gestiona sus propias luchas y consecuencias. Ya está.

Seguro que os surgen vuestras propias respuestas, si tenéis un ratito y os apetece compartir, ya sabéis, será un gran triunfo de nuestra Kabaña emocional, siempre creciendo gracias a tod@s.

Y, finalmente, ¿Qué es, para mí, la gloria? Como dije una vez, abriendo en canal mi corazón, en «Mochila Lila a Paso Violeta» , el logro en mi más alta estima es: «Ser yo misma, con mis virtudes y defectos». Ahora os vendrán a la cabeza ideas como; «vaya, qué cosas dices Ana»; normal, para vosotros una concepción de éxito, que vaya por estos lares, es: «Ser Vosotr@s mism@s, en vuestra identidad» , no en ser Ana.

Y sí, saboreo ojos que brillan cuando me ven fluir en mi propia esencia… En cambio, existen conceptos populares de éxito, como por ejemplo «Tener mucho dinero» y, para mí, no es sinónimo de vencedora; no es falsedad, claro que me gustaría ganar más, incluso me daría por satisfecha si alguna vez llegara a final de mes con algo de dinero en mi cuenta bancaria y, sin embargo, no me condiciona a sentirme una fracasada. ¿Creéis que esta última palabra pronunciada es exagerada? Fracaso es el antónimo de éxito. Y, aquí vengo yo, y os pregunto: ¿os sentís unos fracasados por no tener grandes cantidades de dinero? Existen los colores intermedios, no lo olvidemos…

Deseo que vuestra contestación a la última pregunta sea un noooo bien grande y ¿sabéis por qué? Porque en la vida lleváis consiguiendo muchos éxitos, recorrido justipreciado. ¡Qué bonito es darse cuenta de todo lo que vamos consiguiendo! ¡Revivir y rememorar aquellas emociones tan potentes que se nos generaron! Correr a la búsqueda de nuestras personas y comunicarlo, transmitiendo con ilusión que lo habíamos conseguido y ¿cómo nos contestaron? Seguramente, en un 99% de personas, unas sonrisas y unos abrazos que implicaban emoción por ambos lados .

Señor@s , esas respuestas forman parte de otras concepciones de lo que significa para mí triunfar: el acompañamiento porque tu persona y solamente tú, con o sin medallas, les importas, te quieren, sienten cariño hacia ti. Sin más.

Disculpad, Otro Momento honestidad: Observando mi línea de la vida mis éxitos personales ganan a mis no-triunfos de camino, que también han sido unos cuantos. Ey, indiscutiblemente, cuando vivo triunfos de mis seres, me siento pletórica por ell@s y su propia satisfacción.

Querid@s amigu@s, os deseo que paséis una buena semana de logros. Observad vuestra línea de la vida y haceros propuestas de validar los vuestros y las emociones que conllevan. Seguramente, si habéis parado de leer y reflexionáis, ahora esté emergiendo esa bonita sonrisa del premiado. Bello ¿eh?

¡Un abrazo de un violeta intenso y explosivo de felicitación a vuestra propia ganancia!

Ana Torres

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s