El Paraíso: Yo mism@

Buenos días querid@s amigu@s, un nuevo martes a compartir desde el corazón. Esta entrada surge desde uno de aquellos instantes en los cuales nuestra sonrisa emerge en nuestro interior y se manifiesta abiertamente al exterior. Y, cómo no, la quiero compartir con vosotr@s; así que, de nuevo, os asalto en vuestras vacaciones.

Por fin percibimos una detonación interior y afloran esas sensaciones más que agradables que se generan cuando nuestra mente y nuestro corazón están en equilibrio, se relajan y brillan de manera auténtica.

Efectivamente, una mirada especial emerge de un@ mism@; nos hemos reencontrado, conscientemente, con nuestro ser interior, de manera más que satisfactoria. Y va en aumento ya que nos puede conducir a sentir nuestro propio Paraíso Emocional: nos llega como un verdadero regalo.

A veces, caemos en la trampa de creer que el Paraíso tiene que ser un «lugar excepcional», que no se puede vivir en una «vida normal» ; quizás nos equivocamos un pelín y no le concedemos la oportunidad que se merece a nuestra vida global. Sugerencia: Intentemos rechazar algunos de esos engaños que nos causan desasosiego y disconformidad con lo que vivimos, no los validemos en todo momento.

La Gloria Emocional puede surgir en cualquier rincón que habitemos, simplemente se trata de abrir nuestro corazón con alegría y enfocar a la vivencia sublime de nuestros valores potenciados y que nos están aportando esas grandes dosis de emociones de plenitud.

Si abrimos nuestros ojos, con menos censuras y menos expectativas, sencillamente navegando en el mar de vidas tolerantes, desde la aceptación, la compasión y la auto-complicidad, se nos ofrece el Nirvana interior y cuán agradable es semejante panorama. Nuestras esencias interiores se pueden sentir más distendidas, le restamos valor a presiones que nos oprimen o las relativizamos desde diferentes caminos que puedan ser lo más óptimos posibles.

De verdad que no es una meta inalcanzable ni ostentosa, es dosis de cariño a nuestro ser, dejando que surja ese gran estado supremo de bonanza emocional. Es curioso, en ocasiones, si lo alcanzamos, es difícil de transmitir, de saber verbalizar ese frenesí que nos invade… Sí, solamente se consigue decir: «En mi corazón habita una gran sonrisa que no se apaga y me siento enteramente YO» , sin más.

El origen con nuestro reencuentro de paz es lo de menos, sin despreciar señal de disposición; sin embargo lo importante es que hemos alcanzado nuestro exclusivo Paraíso interno. En este punto podemos redirigirlo a nuestro raciocinio, de esta manera no será tan fugaz y evitaremos perderlo rápidamente cuando las circunstancias varíen. Interesante y a tener en cuenta, ¿no creéis?

¡Sí!, cuando logramos alcanzar dicho estado paradisiaco es muy importante conseguir mantenerlo en nuestro interior, aunque el escenario varíe, no debería ser un condicionante. Importante mantener ese espléndido tatuaje emocional en nuestro interior y revivirlo continuamente a nuestro antojo, desechando ese averno que nos invade y no nos deja fluir.

¿Cómo conseguir ese paraíso emocional? Francamente, dudo que exista una única fórmula de bienestar emocional, afortunadamente somos individu@s únic@s, eje desde el cual generamos nuestras propias prioridades unipersonales. Sin embargo, existen instantes mágicos donde se puede caminar en paralelo con otras esencias y realizar intersecciones emocionales que colaboren a ese «disparo inicial».

¡Ey! recordemos que nuestro estado de plenitud no implica alejarnos de nuestros entornos habituales, se puede caminar a través de ellos otorgando mucha atención real y, a la par, saludable para nuestros corazones. Aquí entrará en juego otro gran poder que tenemos: la Adaptación de mirada.

Disfrutar de nuestro potencial propio, aquí y ahora; compartirlo sin reparo alguno, aunque a veces la compresión externa fluya en diferente dirección. Personalmente, mi llegada a ese «Parnaso de energía» es aprender a enfocar hacia aquello que me suma y no quedarme fijada en lo que me resta.

Dosis de honestidad: no siempre es fácil reenfocarse y encontrar dicha bonanza interior, sin embargo, no deberíamos desviarnos de ir a su búsqueda cayendo en desidia o desesperanza. Intentemos visualizar esa maravillosa quietud, desde nuestra propia esencia, y así sentir una gran explosión interna: Un gran Boom emocional.

Ser realista a la par que idealista; una bonita dualidad en la que pisando en nuestro mundo más terrenal dar pie a generar dulces sueños e ilusiones, que se pueden hacer realidad, a mayor o menor plazo, no importa… Sencillamente, mantenernos equilibrados entre lo que es y lo que queremos, sin renuncias absurdas más que las necesarias.

Para mí, el Edén es mi estado emocional equilibrado en positivo, en grado sumo, dentro de mi presente; no hay más. No se trata de prepotencia y orgullo, sí sinceridad y humildad: vivir valorando nuestra abundancia en pleno ¡No nos perdamos en lo que fue o en lo que esté por venir! ¡No nos sintamos mal por estar bien!

Sencillamente, me ha encantado compartir con vosotr@s mi estado actual porque si yo he podido llegar a él, vosotr@s también; confiemos en ello. Y lo que es aún mejor, una vez conseguido, hagamos el propósito real de mantenerlo, evitando buscar excusas más o menos fáciles, sin juicios. ¡Vamos a por ello que podemos!

Como siempre, este espacio es pluripersonal así que espero que os apetezca compartir vuestro propio Paraíso, junt@s lo gozaremos. Gracias de antemano.

“Me encanta y me viene muy a menudo a la cabeza el concepto, la idea, la voluntad de SUMAR, y no restar ni una de las experiencias ni de las emociones que me vienen dadas. ¡Qué imágenes tan bonitas e inspiradoras!”


Carlota Petit

“El verano, ese momento de renacer, de enfocar mejor el camino a seguir pero sobre todo para descansar y ¡revisar con orgullo el camino hecho” .

Montse Torrell

“El Paraíso Emocional, no desde el «cerrar los ojos y mirar a dentro», sino abriéndolos al máximo, y yo añadiría sin poner expectativas ni pre-juicios de lo que puedo encontrar en él. Sin miedo a monstruos internos, simplemente conectando con nuestra esencia.

Me abro a sentir esa sonrisa interna que propones y que me hace darme cuenta de que la vida se expresa, a menudo, sin complicaciones y te da la opción de vivir desde la serenidad, si le dejas, y de disfrutarla desde la simplicidad, que no quiere decir que todo sea rosa o fácil, es un estado en el que se necesita tener claridad para vivirlo y no solo desearlo. Hay que lanzarse. Conectar con ese instante mágico” .

Montserrat Puig

Mis querid@s amigu@s os deseo que en vuestro interior alcancéis vuestra Gloria de paz y plenitud; por favor, abrid bien los ojos de vuestro interior y saboreadlo, vale la pena.

¡Un abrazo enorme desde mi corazón!

Ana Torres

5 comentarios en “El Paraíso: Yo mism@

  1. Doncs si, estic d’acord amb tu. M’encanta i em ve molt sovint al cap el concepte, la idea, la voluntat de SUMAR, i no restar ni una de les experiències i emocions que em venen donades.
    Quines imatges tan boniques i inspiradores que descrius Ana.
    Gràcies,
    Carlota

    Le gusta a 2 personas

  2. montse22t

    Ana,
    Que bonic poder gaudir de les teves paraules, sempre tan encertades. L’estiu és moment de recapitulació, de renéixer, d’enficar millor el camí a seguir, però sobretot, per descansar i revisar amb orgull el camí fet!
    Un petonet ben gran,
    Montse

    Le gusta a 1 persona

  3. montserrat1506

    Es un «Regalo mágico» para hoy encontrar, en mi correo, tu compartir en el blog.
    Vuelves a sorprenderme hablando del Paraiso Emocional, no desde el «cerrar los ojos y mirar a dentro», sino abriendolos al máximo, y yo añadiria sin poner expectativas ni pre-juicios de lo que puedo encontrar en él. Sin miedo a monstruos internos, simplemente conectando con nuestra esencia.
    Yo que he sido muy mental durante mucho tiempo, como defensa a sentir toda el abanico de emociones que fluyen desde dentro, me abro a sentir esa sonrisa interna que propones y que me hace darme cuenta de que la vida se expresa, a menudo, sin complicaciones y te da la opción de vivir desde la serenidad si le dejas y de disfrutarla desde la simplicidad, que no quiere decir que todo sea rosa o fácil, es un estado en el que se necesita tener claridad para vivirlo y no solo desearlo. Hay que lanzarse. Conectar con ese instante mágico: el más cercano para mi, sentada en una sila con mi té, en la terraza de un 10º piso, a las 6:35 de la mañana, viendo salir el sol con toda su magnimidad, en el horizonte del mar, en tu companyia. Gracias

    Le gusta a 1 persona

    1. Mi querida Montse,
      Sí conectar con aquel instante mágico, a tu lado contemplando la salida del supremos, el comienzo de un nuevo día que vivimos, abriendo nuestros ojos al máximo y regalando la emoción a nuestros corazones, acompañadas en el silencio y con el asombro de la ternura que nos suscitaba lo que estábamos viviendo en aquel 10º piso a las 6:35 de la mañana. Un Paraíso emocional que podemos recuperar en nuestro camino y no dejar que marche a pesar de que nuestros caminos no sean fáciles en todo momento, eso sí, cada vez con menos miedos, desde nuestra serenidad.

      Eternamente agradecida por darme la mano en ese y otros muchos momentos.

      Te quiero mucho, amiga mía

      Ana

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s